Seleccionar página

Tras un día bien aprovechado, lo que necesitas es dormir toda la noche y despertarte revitalizada. Puedes poner mucho de tu parte para conseguirlo. Y te voy a dar unos consejos  para conseguirlo que te resultarán muy útiles.

7 secretos para dormir toda la noche

  • Si eres de las que tiene problemas con los horarios de trabajo, algo que te aconsejo porque a mí me ha resultado maravillosamente, es la toma de melatonina. Si puede ser, toma también 5-HTP, que es la precursora de la melatonina en el cuerpo. Se tiene que tomar por temporadas, y mi consejo es que siempre, siempre, siempre, siempre, consultes tu caso con un profesional, sobre todo si tomas medicación o tienes algún problema de salud. Por favor, nunca te auto mediques, aunque sea con medicamentos naturistas. Incluso muchas plantas tienen contraindicaciones e interacciones con medicamentos, recuérdalo. Volviendo a la melatonina, esta es una buena alternativa a la toma de pastillas para dormir. Pruébalo, y ya me contarás.
  • A la misma hora, en el mismo lugar. Es importante, si puedes por horario laboral, mantener una hora fija para irse a dormir, si puede ser en una hora que suelas estar lo suficientemente agotada para querer irte a dormir. También puedes hacer “rituales de sueño”, es decir, actividades que hagas todas las noches antes de dormir. Los seres humanos somos animales de costumbre, y al ir repitiendo estas actividades todas las noches, llega un momento que nuestro cuerpo asocia esta preparación al sueño, y es más fácil que te duermas rápidamente. Por ejemplo, poner luces tenues, el vaso de agua en la mesilla, abrir la cama, etc. También te aconsejo que duermas en oscuridad. Esto favorece la producción de la famosa melatonina, y hace que el sueño sea más reparador y efectivo. Indudablemente, ayuda que tu habitación esté situada en una zona lo más silenciosa posible.
  • Haz rituales para desconectar de la actividad. Y que además te ayudarán a dormir. Si te notas muy estresada, antes de irte a dormir, toma un buen baño caliente y un vasito de leche caliente. La sabiduría popular tenía razón con lo de la leche caliente antes de dormir. Contiene triptófano, y aunque se comenta que no en cantidades suficientes para ser efectivo, la asociación con recuerdos agradables de la infancia también nos transmite tranquilidad y nos relaja. Podemos sustituir la leche por alguna infusión relajante, como la valeriana, tila o melisa. La lectura de un buen libro (por favor, que no sea de intriga) también te ayudará.
  • Desconecta totalmente de los aparatos electrónicos al menos una hora antes de irte a dormir. Apaga la tele, desconecta el ordenador, y por favor, deja de enviar sms o usar whatsApp. No nos damos cuenta realmente de cuánto tiempo nos absorbe todas estas tecnologías. Al día siguiente ya podrás ver los mensajes que te hayan mandado, ahora la prioridad es descansar.
  • Acostúmbrate a introducir en tu rutina diaria una sesión de meditación (puede ser reducida), o de relajación. Hay miles de técnicas, y seguro que te sorprenderá conocer algunas. Con ellas, tu mente se sosegará y tu cuerpo se deshará de la tensión acumulada durante las horas del día. Por eso, es más fácil que entres en un sueño reparador.
  • No hagas ejercicio pocas horas antes de irte a dormir. Sé que hay gente que sale muy tarde de trabajar y aprovecha para pasarse por el gimnasio, pero esto puede causar efecto rebote. En vez de sentirte más cansada y dormir mejor, generalmente el ejercicio nos revitaliza y nos “acelera”, siendo más difícil conciliar el sueño, ya que le has dado orden a tu cuerpo para que esté listo y operativo más horas. ¿Y si aprovechas el tiempo de la comida para ir al gimnasio? Generalmente tenemos mucho tiempo en esta hora de la comida, y sería ideal para hacer una revitalización de nuestro cuerpo con una sesión de ejercicios. Pruébalo.
  • Cuida tu alimentación, tanto en horario como en calidad y cantidad. Lo ideal es no irte a dormir nada más cenar. Deja pasar al menos un par de horas. No comas en mucha cantidad. Sentirse demasiado lleno puede hacer que des vueltas en la cama. También el sentirte con hambre, sino recuerda las veces que has estado a dieta. En cuanto a la alimentación, mejor alimentos sencillos, fáciles de digerir. Olvídate de bebidas con cafeína, y cuida la cantidad de líquido que bebas antes de irte a dormir, ya que la necesidad de ir al baño puede interrumpir tu sueño. Y naturalmente, si puedes prescindir de la toma de café desde la tarde, mejor, sobre todo si eres de las que el efecto de un café le dura días.

Como ves, no es tan difícil poner de tu parte para conseguir un sueño relajado y productivo. Te animo a que pruebes estos consejos, y ya me contarás.

Salud y Abundancia!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información hacien clicAQUÍ

ACEPTAR