Seleccionar página

¿Sabes por qué muchas de las dietas de adelgazamiento  tienen éxito? Uno de sus trucos es la monotonía. Si observas una dieta estándar, no se sale de determinados alimentos. ¿A quién no le suena la carne a la plancha con una triste ensalada de lechuga y tomate, si puede ser muy poco aliñada? Las que por desgracia hemos seguido estas dietas, sabemos por experiencia que con tal de no volver a comer el mismo plato, dejamos de comer aburridas. A esto se le llama saciedad sensorial. A corto plazo, adelgazamos, pero a mediano y largo plazo, tiene muchos inconvenientes. Uno es que al no haber variedad en la dieta, podemos arrastrar falta de nutrientes importantes para el organismo. Otra es que nos sentimos atraídas a buscar otros alimentos de forma compulsiva para compensar esta monotonía. El problema es que los que se nos ocurren, generalmente son los prohibidos en las dietas.

Pero esto anterior lo podemos extrapolar a nuestra dieta diaria. ¿Es nuestra forma de comer monótona? Te van a sorprender los resultados, seguro. Lo primero que tienes que hacer es apuntar tus comidas en el día (lo ideal sería en una semana), y desglosarla en todos los componentes. Por ejemplo: desayuno: zumo de naranja con tostadas de pan integral y un café. Los componentes serían tres. Haz lo mismo con el resto de las comidas, y haz una lista de los alimentos usados.

¿Tu dieta es lo suficientemente variada?

  • ¿Cuántos alimentos diferentes incluyes en tu dieta a la semana? Si son alrededor de 50, enhorabuena, tu dieta es bastante variada. Esto hace que tengas más probabilidades de adquirir todos los nutrientes que necesitas. Si son menos, ya es hora que hagas un cambio y pruebes nuevas combinaciones.
  • ¿Cuántos colores utilizas en tus comidas? Seguro te ha sorprendido esta pregunta, pero sólo tienes que mirar a tu alrededor para darte cuenta de la variedad de colores y texturas que nos ofrece la naturaleza. ¿Te aprovechas de ello? ¿Cuándo vas a la frutería no sales de una lista muy repetitiva de verduras y frutas? A continuación te comento las propiedades de los alimentos por sus colores.
  • Color blanco: Propiedades diuréticas, antibióticas, expectorantes y favorecen la circulación. Como el ajo, arroz, puerro, quínoa, nueces, etc.
  • Color rojo: Efecto antioxidante y favorecen al corazón. Como la frambuesa, tomate, pimiento rojo, grosellas, etc.
  • Color amarillo y naranja: Buenos para la piel, la vista, antioxidantes, y protegen el estómago. Como la piña, limón, zanahoria, boniato, etc.
  • Color morado: Buenos para la vista, y con efectos relajantes. Como la berenjena, ciruelas, moras, uvas, etc.
  • Color verde. Suelen ser alimentos depurativos y buenos para el hígado. Como la alcachofa, aguacate, lechuga, perejil, etc.
  • Color oscuro: Para dar energía. Cacao, café, nuez moscada, etc.

 

  • ¿Y respecto a los sabores? Según la medicina china, cada sabor tiene una función diferente. ¿Hay alguno que vetas en tus comidas?
  • Alimentos ácidos: astringen, contraen la energía hacia adentro.
    Actúan sobre el Hígado y la Vesícula Biliar (elemento Madera).
    • Alimentos amargos: favorecen el drenaje y la evacuación, descienden y secan.
    Actúan sobre el Corazón y el Intestino Delgado (elemento Fuego).
    • Alimentos salados: En cantidad moderada ablandan, lubrifican.
    Actúan sobre el Riñón y la Vejiga Urinaria (elemento Agua).
    • Alimentos dulces: ascienden la energía y lubrifican.
    Actúan sobre el Bazo, Páncreas y Estómago (elemento Tierra).
  • ¿Cuántos alimentos nuevos has probado en el último mes? O nuevas combinaciones de alimentos, nuevas texturas, nuevas formas de cocinado… Si eres de las que vas a un restaurante étnico, ¿te arriesgas a probar o tienes menús “comodín”?.
  • ¿Cuánto tiempo útil pasas en la cocina? No porque pases más horas en la cocina vas a comer mejor, ya que existen métodos de congelación que pueden hacer que la comida que hagas te sirva para varios días más. Pero es importante porque si sientes mucha pereza a la hora de cocinar, cuando llegas a casa optas por comer o cenar “cualquier cosilla que encuentre”. ¿Te suena?
  • ¿Tienes hecho un menú semanal por adelantado para facilitarte el comer en condiciones durante la semana, llueve, truene o estés cansada?

Como ves, este cuestionario no tiene puntuación. Esta la pones tú. ¿Estás de acuerdo con tu forma de comer? ¿Te resulta placentera? ¿Después de comer te sientes llena de energía y sana? Si no es así, creo que va siendo hora de tomar las riendas de tu alimentación. ¿No te parece?

Salud y Abundancia!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información hacien clicAQUÍ

ACEPTAR